Los beneficios del coaching en la organización

En el entorno de las empresas y organizaciones, establecer retos adecuados, sostener el esfuerzo, mantener la motivación y el compromiso y alcanzar los objetivos son asuntos que están siempre presentes en la agenda del Líder.
El coaching es una herramienta que en pocos años ha pasado a ocupar un espacio importante en el servicio a las personas y organizaciones dispuestas a alcanzar la excelencia en su trabajo.
En este post vamos a comentar tres aspectos fundamentales acerca de los beneficios que genera el coaching: la consciencia de uno mismo, el aumento de la eficacia en la organización y la aceptación y gestión de las emociones.

En cuanto al primero de ellos, en el marco del desarrollo de las personas y organizaciones, es aceptado de forma generalizada la importancia que tienen en el liderazgo y la excelencia el autoconocimiento y la confianza en uno mismo.  En este contexto, en el proceso de coaching se acompaña a la persona a explorar internamente y distinguir entre aquello que tiene sentido y propósito para uno mismo diferenciándolo de aquello que son creencias o barreras adquiridas y acumuladas desde los primeros años de vida.
El pensamiento viene conformado por ese conjunto de valores que dan sentido a la persona y también por las barreras que han ido consolidándose en el tiempo, y la actitud con la que afrontamos los retos es el resultado de la construcción del pensamiento. Utilizando una metáfora, es como si de un cóctel se tratará en el que la combinación de ingredientes entre “lo que sentimos” y “lo que creemos” nos van a permitir generar actitud y energía adecuadas para avanzar en los retos, proyectos u objetivos.
Un cóctel con los ingredientes que den sentido a lo que hacemos, nos proporcionará un combinado de actitud y energía suficientes para apostar “a ganar”. Un cóctel con mayor porcentaje de las “creencias” que hemos interiorizado nos proporcionará otro tipo de combinado, más enfocado a “no perder”, a “no arriesgar” y a “no equivocarse”.
En el primero, la actitud es más positiva y expansiva, en el segundo siempre será más restrictiva.

Aumentar la eficiencia dentro de las organizaciones es un objetivo prioritario para los responsables en las organizaciones. Un equipo de personas con formación y experiencia de primer nivel es imprescindible. Competencias transversales suficientes también lo son. Pero, ¿es suficiente? Apoyados en una actitud expansiva, alinear las expectativas de las personas con los objetivos y los valores de la organización es otro asunto a tener presente. En el proceso de coaching, se trabaja en esta alineación, acompañando la persona a explorar aquella perspectiva que en cada caso es más resonante con los intereses propios y del equipo, concentrando foco y esfuerzo de todos en la misma dirección.
A modo de ejemplos, se puede escoger dedicar tiempo y esfuerzo a analizar, planificar y organizar, o por otro lado, escoger tomar decisiones y avanzar paso a paso asumiendo riesgos razonables aún cuando no está todo previsto; se puede escoger ser colaborativos con el equipo en el empeño común o, por otro lado, se puede escoger ser competitivos en una carrera individual;  se puede escoger liderar desde la desconfianza y el control o, por otro lado, se puede escoger liderar desde el servicio, la participación y la transparencia. Escoger la mejor perspectiva está, sin duda, ligado  a trabajar desde el autoconocimiento, tal y como ya se ha comentado anteriormente.

Para finalizar, una adecuada gestión de las emociones pasa por reconocerlas, entenderlas y aceptarlas.  Trabajar estos aspectos durante las sesiones de coaching permite fortalecer de forma muy positiva las competencias de autocontrol y el clima necesario que da cohesión y poder al equipo, beneficiando directamente a los objetivos de cada uno y, por supuesto, de la organización. Permite también conectar con los demás, reconocer sus emociones y propiciar una actitud más empàtica y asertiva en las relaciones. La mejora en la calidad del clima organizacional y en la vida de cada uno se hace evidente.

Son muchas las herramientas que el Coach utiliza en el acompañamiento de los Líderes. En poco tiempo, tomar consciencia de los espacios de mejora se hace evidente y asumir la propia responsabilidad para avanzar en esos espacios, necesaria.  El empeño en la mejora, la práctica de las nuevas habilidades y los nuevos hábitos para fortalecer el cambio llevarán, con el tiempo, a la transformación del Líder desde donde está hacia donde “quiere estar”.

Por Jose Luis Núñez,  Licenciado en ADE y MBA por ESADE, coach profesional certificado CPCC por The Coaches Training Institute, coach de equipos ORSC por Center for Right Relationships, está certificado como Coach Profesional ACC por la International Coach Federation. Mediador en Derecho Civll Privado y Mediador Familiar por el Consell de la Advocacia de Catalunya. Es Executive Coach  profesional independiente,  HR & organizational Advisor y colaborador coach en diversos programas de Liderazgo de Personas y Gestión de Equipos de Esade.

Related posts:

Gestión de Equipos, Gestión de Personas, Liderazgo | , , ,

Leave a comment

Email will not be published

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*